Compartir es amor

La columna de Juan Rodolfo Rivera Pacheco

Este fin de semana el Presidente Andrés Manuel López Obrador nuevamente estuvo en el Estado de Puebla (ya perdí la cuenta cuántas veces ha venido, pero han sido numerosas). Y entre muchas declaraciones, destaca que una vez más dijo que “no habrá dedazo” en la designación de candidato a la Presidencia por parte de su partido. “¡Al carajo el dedazo!” dijo textualmente. Y yo creo que si lo afirma de ese modo, algo tendrá de cierto.

Porque medio país comenta que su candidata a la Presidencia es la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum. Y que ya hasta se le organizan abiertamente encuentros de apoyo en Puebla y varios Estados más. ¿Sheinbaum será la candidata del Presidente que designará por dedazo? ¿Miente el Presidente y esa mandada al carajo es falsa?

No lo sé. No soy lector de mentes para saber exactamente qué piensa Andrés Manuel López Obrador. Pero lo que sí puedo ver, como cualquier analista de la política mexicana, es que si un animalito nada como pato, grazna como pato, camina como pato y come como pato… ¡burro no puede ser!

Yo creo que la favorita del Presidente sí es Claudia Sheinbaum. Es fiel seguidora de sus principios. Lo ha acompañado por años en sus luchas políticas. Se identifica con su forma de gobierno. Y sobre todo, seguramente será una obediente mandataria que respetará todo lo que ha realizado el actual Presidente. Quizá mucho más que cualquiera de las otras “corcholatas”. Marcelo Ebrard también ha acompañado a López Obrador los últimos años, pero todos sabemos que trae su propia agenda y es más cercano a círculos que cuestionan más al actual Presidente y quién sabe si daría continuidad a sus obras (pero nadie le niega que es un buen precandidato). Adán Augusto López Hernández creo que fue subido por el Presidente para dar juego a un contrincante que al final decline por Sheinbaum. Y Ricardo Monreal en definitiva no será el candidato, aunque quizás (solo quizás) se pueda conformar con ser candidato al Gobierno de la Ciudad de México.

Entonces… ¿sí habrá dedazo para ungir a Claudia Sheinbaum candidata? Yo creo que sí es la favorita del Presidente, pero también sé que sí habrá (ya las está habiendo) mediciones demoscópicas (Encuestas), para ver quién es el mejor posicionado de los mencionados. Y en las encuestas de MORENA (las conozco bien, créanme) se valora no solo conocimiento del personaje, sino identificación con los principios de MORENA y otros elementos con los que puede ganar, incluso, alguien que no sea el más “conocido”. Cada quien puede criticar este método, pero es el que aceptan en MORENA. Punto. Ya si alguien acepta las reglas del juego y después se enoja porque no resultó ser él el candidato… es su problema (deporte de cada proceso electoral por parte de los enojados).

Ahora bien. ¿Claudia Sheinbaum ganaría la próxima elección presidencial? Y mi respuesta HOY es que sí. Al igual que casi cualquiera de los precandidatos de MORENA. Estamos midiendo Puebla y otros Estados y en todos gana cualquiera de los que hoy son precandidatos a la Presidencia (con menos contundencia Adán Augusto, pero hasta él ganaría). Pero también siempre aclaro… hoy NO son las elecciones.

Hoy no hay una figura nacional de la oposición que pueda ganar con contundencia a uno de MORENA. Hay buenos prospectos (Luis Donaldo Colosio Riojas quizás, pero para más adelante), pero al momento actual, ninguno le gana a quien sea candidato de MORENA. 

De ahí viene la seguridad del Presidente en que su candidata sea Claudia Sheinbaum. Sí ganaría. No con el número de votos con los que ganó AMLO, pero sí con los suficientes para ganar con una ventaja de más de 10 puntos. Esa es la verdad. En encuestas reales, cara a cara y tomando como unidad de muestreo las secciones electorales (no vaciladas telefónicas o “por internet”).

El ritual está en marcha. El Presidente promueve a Claudia Sheinbaum. Habrá Encuestas para ver quién es el mejor precandidato. Los Gobernadores de la 4T apoyarán a quien diga el Presidente (ese ritual sí no tiene cambio alguno en este sistema político mexicano recargado). Y los que no sean candidato tienen dos opciones: Aceptarlo o romper con MORENA y… con el Presidente. ¿Lo harán? ¿Marcelo Ebrard o Ricardo Monreal romperían con AMLO? Lo dudo. Aunque cualquier cosa puede pasar en esta época.

¿Y en Puebla qué pasará? Eso… eso, todos lo sabemos… es otra historia.

jriverp@yahoo.com

jrodolforiverap@gmail.com

twitter: @rodolforiverap

facebook: Juan Rodolfo Rivera Pacheco

www.beapmexico.org