Compartir es amor

La columna de Juan Rodolfo Rivera Pacheco

La publicación de nuestra más reciente Encuesta de Preferencias Pre-Electorales en el ámbito municipal (Puebla Capital, el Municipio más importante del Estado y por ello en el que se centra el mayor interés en el resultado de la elección a verificarse el próximo 2 de junio) provocó -como siempre y eso es lo importante- muchas reacciones y comentarios, que creo oportuno aclarar también. Una vez más…

Lo hemos dicho muchísimas veces estos 25 años que tenemos haciendo mediciones demoscópicas en el BEAP (Buró de Estrategias y Análisis del Poder, S.C.): Levantar una Encuesta significa realizar un trabajo basado en una metodología científica y es producto de un proceso inductivo (como cualquier quehacer científico experimental) que implica un mecanismo de “ensayo-error” permanente. En otras palabras: A mayor número de encuestas realizadas, mayor es la experiencia y certeza que se tiene en la aplicación de muestreos sociales.

Todos los encuestadores serios (con empresa establecida, infraestructura necesaria para levantar muestreos en cualquier zona estatal o nacional, equipo material y humano con experiencia, con dirección y existencia fiscal, pertenencia a gremios y asociaciones y un largo período de actividad profesional) de Puebla y el país, coincidimos siempre: Qué bueno que las Encuestas se han convertido en un elemento indispensable de los procesos internos partidistas y desde luego de la democracia electoral. 

Hoy cada vez más gente conoce lo que es una encuesta (aunque no domine el tema científico estadístico ni de muestreo) y sabe que existimos empresas que las realizamos. La enorme mayoría de personas responden nuestros cuestionarios (sube un poco la tasa de rechazo mientras más se acerca la elección, pero en general SÍ nos responden) y manifiestan su preferencia en cuanto a partido, candidato o incluso sobre evaluación de gobiernos en sus distintos niveles.

Sin embargo, también hay demasiada desinformación sobre el quehacer de los encuestadores. Se sigue pensando que nuestro oficio es el de “predecir” resultados de una elección. Pero eso solo puede ocurrir (con sus márgenes de error estadístico) cuando está demasiado cercana la jornada electoral y es demasiada amplia la ventaja que lleva quien va en primer lugar contra el que va en segundo. No, las encuestas no son métodos de adivinación de un resultado electoral. Solo dicen lo que opina la gente (una muestra representativa de una población) el día que se levantaron los cuestionarios. Y tienen un poco de vigencia, pero nunca permanente.

Pero bueno, desgraciadamente también hoy, como producto de la difusión cada vez más amplia de Encuestas (por las redes sociales y amplitud del uso de internet), hay una bola de malas interpretaciones, sobre todo, de medios de comunicación y “periodistas” que hoy se quieren erigir en “expertos” en interpretación de ejercicios demoscópicos. Y no hay nada más errado. Quizás algún reportero o columnista (los hay y muy preparados) entienda lo que es una Encuesta (y no haya reprobado Estadística en la Universidad, si es que cursó alguna carrera); pero por desgracia la gran mayoría solo repite lo que alguno dice y entonces todas las Encuestas son “perversas” y “manipuladas” a “encargo de quien las paga”.

No. El problema de no pocos periodistas es que cada uno tiene su propia simpatía por algún partido o candidato (en espera del ansiado convenio si es que ganan) y obvio, no va a estar de acuerdo o va a atacar alguna encuesta en la que su cuate vaya perdiendo. Absolutamente normal.

Y desde luego no dudo que hay y sigue habiendo vaciladas de “Encuestas” que dizque hacen empresas que nadie conoce y que dan a conocer resultados favorables al incauto que se las cree… y las paga. Pero los que hacemos mediciones desde hace muchos años ya pasamos por la prueba de la longevidad y aquí seguimos y seguiremos. Y para los que se siguen preguntando quién demonios nos contrata o nos va a contratar por nuestro “total desprestigio”… Les digo que exactamente los mismos que nos han contratado una y otra y otra y otra vez en distintos procesos electorales desde hace 25 años (de todos los partidos, zonas, Municipios y Estados). Hemos de ser muy brutos (nosotros y ellos)  para que lo sigan haciendo. 

En fin. Esta es la enésima vez que comento lo que hacemos realmente los encuestadores serios. Y lo seguiré haciendo siempre que sea necesario. Es decir… cada proceso electoral.

Por lo pronto y para rabia de algunos… sí, seguimos midiendo 😉

jriverp@yahoo.com

jrodolforiverap@gmail.com

X: @rodolforiverap

Facebook: Juan Rodolfo Rivera Pacheco

Instagram: rodolfo.rivera.pacheco

www.beapmexico.org