Compartir es amor

La columna de Érika Rivero Almazán

Leoncio Paisano, entonces recién llegado a la presidencia municipal de San Andrés Cholula y hoy prófugo de la justicia, llama al celular de Víctor Pinzón. Era el 23 de agosto del 2016. En la conversación queda claro que el constructor le agradece la asignación directa de una obra pública.

Víctor Pinzón: “Si tu consideras que yo deba hacer esa obra por el trabajo y dedicación realizada, pues si se me reconoce eso, pues yo con mucho gusto veo a Alfredo (entonces director de Obras Públicas) y le daré para delante en esto, y seguiré…

Leo Paisano: Entonces mañana te veo…

Víctor Pinzón: Si, como no ¿a qué hora?

La conversación continúa con el homenaje a Jaime Morales Tecpanécatl , expresidente de San Andrés que falleció ése día, “si, yo independientemente de ‘nuestro asunto’ voy a estar en el Palacio, allá nos vemos”.

En la conversación telefónica queda evidenciada la asignación de obras públicas de forma directa que solía practicar Leoncio Paisano desde su llegada a la presidencia municipal, violando así todos los reglamentos municipales y de transparencia que obligan a los municipios a someter sus obras públicas a concurso.

El agradecimiento de Pinzón (aunque no lo menciona en el audio) es por la construcción del Centro Cultural de San Andrés.

ESTE ES EL AUDIO:

La historia señalaría a Paisano por un sinnúmero de casos de corrupción por las que fue señalado, encarcelado y ahora es prófugo de la justicia, y en esta historia no podría estar completa sin la participación de Víctor Pinzón.

¿Por qué?

Porque este constructor fue el verdadero ejecutor de casi toda la obra pública más relevante y costosa durante la administración de Guillermo y Leo Paisano; sobre todo de este último.

Actualmente en Víctor Pinzón recaen más de 20 denuncias penales por fraude, y un sinfín de historias de robo, simulación y engaño de las que han sido víctimas empresarios poblanos, hombres de poder, políticos y muchos que fueron sus amigos, quienes depositaron por igual su confianza que a la cuenta bancaria de Pinzón millones de pesos con la promesa de hacer negocios que nunca fueron complidas.

Y es que Víctor Pinzón fue, en su momento, un hábil y prominente constructor, primero de casas y después de obras públicas encargadas por sus ‘amigos’ que escalaron puestos de funcionarios públicos.

Pinzón deslumbrada a sus conocidos con invitaciones a su departamento de Miami, paseos en su lujoso yate y apoyos para sus amigos en campaña, que en un principio no suena descabellado: el punto de quiebra de Pinzón es que lo que realmente hizo en todos estos años fue utilizar al PAN como medio para acercarse a políticos y personalidades del poder para hacer sus negocios ilegales.

¿Cómo cuáles?

Los negocios inmobiliarios de Leo y Guillermo Paisano en San Andrés Cholula fueron realizados a través de Víctor Pinzón.

Compraron terrenos a campesinos por una cantidad ínfima y los revendían entre sus amigos poderosos a precios millonarios, pero con los permisos de construcción autorizador por el ayuntamiento de San Andrés.

Fue así como los campesinos que sembraban nopal, fueron obligados a vender sus terrenos a los Paisano. Negociar con el hambre de los que menos tienen fue la mina de oro que descubrieron Leo y Guillermo Paisano, junto con Víctor Pinzón.

En estas hectáreas de tierra, ubicadas en las intermediaciones de Angelópolis.

Otra historia de corrupción protagonizada con Pinzón fue con las autoridades de San Pedro Cholula, también por esos años, cuando se construyeron fraccionamientos lujosos como La Guadalupana y Villas de Cortés, encomendadas a Víctor Pinzón, por supuesto.

Y bien valdría la pena que las autoridades retomen las denuncias que se levantaron por parte de los nuevos propietarios de esos fraccionamientos por muchísimas irregularidades en los tiempos de entrega, acabados deplorables y utilización de materiales de pésima calidad.

Y lo más grave: la reventa de terrenos: varios nuevos propietarios se tropezaron con la desagradable noticia que su propiedad tenía al mismo tiempo varios dueños.

No cabe duda: la mafia inmobiliaria de Paisano fue encabezada por Pinzón.

Es así que ahora, con denuncias penales en su contra por fraude, una reputación espantosa por corrupción, robo y chantaje a empresarios de la construcción, hombres de poder y políticos, Víctor Pinzón González será homenajeado por el Pan Estatal “por su trayectoria, lealtad, participación constante en Acción Nacional”, según reza la invitación para el 8 de septiembre en las instalaciones de ese partido.