Compartir es amor

Se debe hacer un presupuesto con vista a todo el año, o por mes, ya sea en Excel, con aplicaciones o en la libreta.

Redacción Los Conjurados

La cuesta de enero es un verdadero reto para las personas, y de acuerdo con Jorge Flavio Monroy, director de InQba Escuela de Negocios, se puede salir adelante con dos cosas: disciplina y conocimiento.

Durante entrevista en Los Conjurados, programa conducido por la periodista Érika Rivero, explicó que una regla incluso en negocios es que todo aquello que no mides no lo puedes controlar; en ese sentido, dijo que es prioritario saber nuestros ingresos y nuestros gastos.

Expuso que el error de las personas es que vean «el número grande», pero no, pues siempre hay descuentos por impuestos, lo que deja el «número pequeño», y es ese el que se debe tener bien presente. El siguiente reto es saber si hay ingresos adicionales, como comisiones en casos de venta, y cada cuánto llegan.

Por eso, comentó que se debe hacer un presupuesto con vista a todo el año, o por mes, ya sea en Excel, con aplicaciones o en la libreta.

Jorge Flavio Monroy explicó que posteriormente se deben tener en cuenta los gastos. Primero los fuertes, como pagos de vivienda, de automóvil, seguros, tarjetas entre otros; luego se dará paso a los gastos constantes, como alimentación; finalmente, se deben analizar los famosos «gastos hormiga».

Al respecto, expuso que la diferencia entre ingresos y gastos te dicen la vida. Si los gastos son mayores que ingresos, debe haber focos rojos y resulta urge meter «freno de mano». En contraste, si los ingresos son iguales, un presupuesto balanceado, que no es ideal.

De esa manera, dijo que la meta debe ser llegar al superávit es lo ideal, y lo ejemplificó con una frase de «Cri – Cri»: Yo soy rico, gasto menos de lo que gano y siempre me sobra.