Compartir es amor

La columna de Alejandro Cañedo Priesca

La capital de Colombia es una ciudad con más de 400 años de historia, la cual se ha convertido en una metrópolis que combina la tradición con la modernidad, ofreciendo a los visitantes una experiencia única en América del Sur.

Bogotá tiene sus raíces en la época precolombina, con la población indígena de los muiscas como los habitantes originales de la región. Sin embargo, su historia moderna comenzó en 1538, cuando el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada fundó la ciudad de Santa Fe de Bogotá en el altiplano andino. Durante la época colonial, Bogotá fue un importante centro administrativo y cultural del Virreinato del Perú.

El 20 de julio de 1810, Bogotá se convirtió en el epicentro de la lucha por la independencia de Colombia, marcando un hito en la historia de la nación. Desde entonces, la ciudad ha sido testigo de importantes eventos políticos y sociales que han dejado una huella imborrable en su patrimonio y cultura.

Este destino, es una ciudad que nunca deja de sorprender, donde la historia y la cultura se entrelazan con la vida contemporánea. Ya sea que esté interesado en la historia, la gastronomía, la vida nocturna o la naturaleza, Bogotá tiene algo que ofrecer a todos los viajeros, por ejemplo, puedes visitar La Candelaria, este barrio colonial es un laberinto de calles empedradas, coloridas casas coloniales y museos fascinantes. Entre los lugares de interés se encuentran el Museo Botero, que alberga la colección de obras de Fernando Botero, y el Museo del Oro, que exhibe una impresionante colección de objetos de oro precolombinos.

Otro sitio de interés es la Plaza Bolívar, se encuentra en el corazón de la ciudad, esta plaza alberga algunos de los edificios gubernamentales más importantes de Colombia, incluyendo el Capitolio Nacional y la Catedral Primada de Colombia. Es un lugar ideal para empaparse de la historia política del país y disfrutar de un ambiente animado.

Si en tu viaje quieres desconectarte un poco de la ciudad, puedes ir a Monserrate, esta montaña icónica se alza sobre la ciudad y ofrece una vista panorámica impresionante de Bogotá. Puede llegar a la cima en teleférico y disfrutar de un paisaje espectacular, ahí mismo podrás visitar la iglesia de Monserrate y degustar la comida típica en los restaurantes cercanos.

Si lo tuyo es el ambiente bohemio, deberás visitar  Usaquén, este barrio es conocido por su arquitectura colonial, calles adoquinadas y una gran variedad de restaurantes y bares. Los domingos, su mercado rodante es un lugar ideal para comprar artesanías y productos locales.

También podrás visitar Andrés Carne de Res, este famoso restaurante y discoteca, ubicado a las afueras de Bogotá, es un lugar donde se puede experimentar la auténtica vida nocturna colombiana. La decoración excéntrica, la música en vivo y la deliciosa comida hacen que sea una visita obligada para los amantes de la diversión.

Por otro lado, puedes experimentar diversas actividades para hacer más completo tu viaje, por ejemplo;

  • Hacer ciclismo, La ciudad ha desarrollado una red de ciclovías que permite a los visitantes recorrerla en bicicleta de manera segura y disfrutar de su hermoso paisaje montañoso.
  • Si tienes la oportunidad, visita Bogotá durante uno de sus festivales culturales, como el Festival Iberoamericano de Teatro, el Festival de Jazz o el Festival de Cine de Bogotá.
  • Bogotá es un paraíso para los amantes de la comida. Deberás probar la bandeja paisa, el ajiaco, la arepa y otras delicias locales en los numerosos restaurantes y puestos de comida de la ciudad.

¡Viajemos Juntos!